Enclavada en la provincia de Buenos Aires, Carhué emerge como un destino que fusiona su fascinante historia con la serenidad de sus paisajes naturales. La ciudad, que tuvo su auge turístico en la década de 1920, vivió una transformación trágica en 1985 cuando el lago Epecuén la sumergió bajo sus aguas.
Hoy, Carhué resurge, revelando las ruinas sumergidas y ofreciendo experiencias únicas.

Las ruinas de Epecuén son testigos silenciosos de la tragedia que marcó la historia de Carhué. Calles y estructuras emergen del lecho del lago, proporcionando un escenario surrealista que atrae a viajeros, exploradores y amantes de la fotografía. Es un paseo nostálgico por un pasado que resurge con cada ola retirada.

Carhué se reinventa con sus Termas, alimentadas por las aguas termales del lago Epecuén. Este oasis de bienestar ofrece no solo la oportunidad de relajarse en aguas terapéuticas, sino también de contemplar la belleza del entorno natural que rodea las instalaciones. Un refugio para el rejuvenecimiento y la conexión con la naturaleza.

El Balneario Municipal, reconstruido después de la inundación, representa el espíritu de renovación de Carhué. Ofrece piletas termales y espacios para disfrutar del sol y la tranquilidad. Es un testimonio palpable de cómo la ciudad se ha levantado de las ruinas para recibir a visitantes en busca de descanso y recreación.

Desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el viaje a Carhué es accesible. Tomando la Ruta Nacional Nº 3 hacia el sur y conectando con la Ruta Provincial Nº 85, los viajeros pueden disfrutar de un trayecto escénico de aproximadamente 570 kilómetros. Opciones de transporte público, como autobuses desde la Terminal de Ómnibus de Buenos Aires, también están disponibles.

El Museo Histórico Municipal de Carhué narra la historia completa de la ciudad, desde sus días de esplendor hasta la inundación y la reconstrucción. Exposiciones cautivadoras incluyen objetos rescatados de las ruinas, fotografías históricas y testimonios que cuentan la historia de la resiliencia y la perseverancia.

El lago Epecuén, a pesar de su papel trágico en la historia de Carhué, ofrece una playa tranquila y costas que invitan a disfrutar de la naturaleza en su estado puro. Las actividades al aire libre, como caminatas y contemplación del paisaje, se convierten en una experiencia serena y rejuvenecedora.

Hay más información relacionada de Buenos Aires.

Publicado el 23/11/2023.